Champús

- Si tienes el cabello graso
Lava el pelo a menudo, si no puede aumentar la grasa. El lavado frecuente no aumenta la cantidad de grasa. Eso sí, escoge fórmulas que contengan principios activos vegetales, que regulan la seborrea. Un truco: utiliza agua tibia; la muy caliente estimula la secreción sebácea.

- Si tienes el cabello seco
Proteí...

- Si tienes el cabello graso
Lava el pelo a menudo, si no puede aumentar la grasa. El lavado frecuente no aumenta la cantidad de grasa. Eso sí, escoge fórmulas que contengan principios activos vegetales, que regulan la seborrea. Un truco: utiliza agua tibia; la muy caliente estimula la secreción sebácea.

- Si tienes el cabello seco
Proteínas, lípidos, dimeticona, vitaminas A, B y C, el pantenol –derivado de la vitamina B–, oligoelementos –potasio, calcio, sodio– y ácido láctico resultan ingredientes útiles para tratar este problema. 
Un truco: tienes que aficionarte a cortarte el cabello regularmente. Debes sanear las puntas todos los meses. 

- Si tienes el cabello normal
Usa champús para uso frecuente y cabello normal, que tienen un pH equilibrado. Si las fórmulas integran vitaminas B3 y B6, provitamina B5, extractos de frutas y caña de azúcar, además de salud, aportarás brillo.
Un truco: Si tienes el cabello largo, necesitas fórmulas ricas en aceites esenciales. 

- Si tienes caspa (ver en la web la Familia "Capilar Tratamientos")
Utiliza un champú de uso frecuente, mejor a diario, específico anticaspa, con ingredientes que actúen contra el hongo que la produce –Pityrosporum ovale–, como el pritionato de zinc, de propiedades calmantes. 
Un truco: No te rasques, solo aumentarás la irritación. ¡Ojo con las dietas desequilibradas! Empeoran la caspa. 

- Si tienes el cabello rizado
Recupera el vigor de tus rizos con champús con activos como el glicerol, que suaviza la fibra capilar. 
Un truco: Opta por lavar el pelo un día sí y otro no, para que el cuero cabelludo suelte sus aceites naturales. 

- Si tienes el cabello lacio
Para conseguir volumen debes utilizar champús que no contengan acondicionador, sino ingredientes voluminizadores, como el pantenol, la queratina y algunas proteínas, que cubren el cabello redensificándolo. 
Un truco: Es preferible que lleves el pelo corto y capeado. Usa spray intensificador del volumen en raíces. 

- Si tienes el cabello teñido
Te interesan las fórmulas que nutran la fibra capilar, ricas en ceramidas, ácidos de frutas y aceites. Alterna el uso de estos champús colorantes con el de champús cremosos y acondicionadores, para hidratar el cabello. 
Un truco: No te olvides nunca del acondicionador. Y no laves el pelo cada día. 

4 claves a la hora de elegirlo... 
1. Cuando no existe ninguna alteración del cuero cabelludo ni del cabello, se debe usar simplemente un champú que limpie, sin aditivos de ningún tipo. 

2. Si el cuero cabelludo está sano pero el cabello tiene características específicas, habrá que usar un champú que las atienda. Si es seco, con grasas; si es graso con astringentes; si tiene las puntas abiertas, con siliconas protectoras o queratinas; si es muy rizado, con alisadores; si es muy lacio, con voluminizadores. 

3. Cualquier champú debe usarse de forma constante mientras existe el problema. No cabe la posibilidad de que te acostumbres y pierda efecto. Cuando hay mejoría, se debe continuar el tratamiento en días alternos. 

4. Los champús de tratamiento requieren después de la primera aplicación, una segunda en la que se deje actuar el producto sobre el cuero cabelludo unos 5 a 7 minutos. Así se permite que alcance mejor su objetivo. 

Más

Champús Hay 33 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 33 items
Mostrando 1 - 12 de 33 items