Ortopedia No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Órtesis

    Una órtesis, según definición de la ISO, es un apoyo u otro dispositivo externo (aparato) aplicado al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromusculoesquelético.1

    El término se usa para denominar aparatos o dispositivos, férulas, ayudas técnicas y soportes usados en ortopedia, fisioterapia y Terapia Ocupacional que corrigen o facilitan la ejecución de una acción, actividad o desplazamiento, procurando ahorro de energía y mayor seguridad. Sirven para sostener, alinear ó corregir deformidades y para mejorar la función del aparato locomotor.

    Se diferencian de las prótesis al no sustituir un órgano o miembro con incapacidad física, invalidez o dismetría, o parte del mismo, sino reemplazar o reforzar, parcial o totalmente, sus funciones.

  • Ropa y Calzado
  • Deporte

    Productos y artículos de ortopedia deportiva pensados para personas con una lesión o algún problema en alguna articulación que quieren seguir haciendo deporte:

    Coderas, rodilleras muñequeras, tobilleras para esguinces, cintas para codo o rodilla, fajas lumbares, collarines, tablillas o vendajes, ...

    Te ayudarán a recuperate y seguir practicando tu deporte favorito con garantías y seguridad.

    Algunas lesiones que se pueden tratar con Órtesis

    Artrosis de rodilla

    La artrosis de rodilla es una enfermedad que produce una degeneración por desgaste en el cartílago, principal amortiguador de la articulación de la rodilla.

    Enfermedad de Paget u Osteitis Deforme

    La enfermedad o lesión de Paget es aquella que afecta a la formación normal del hueso, produciendo una alteración en el mecanismo de formación y destrucción ósea.

    Síndrome Femoropatelar o Síndrome Doloroso Rotuliano

    El Síndrome Femoroparental produce una sobrecarga en el rótula dando lugar al denominado dolor rotuliano.

    Espolón calcáneo

    El espolón calcáneo es una pequeña formación ósea que se crea en el hueso del calcáneo, en la parte posterior del pie.

    Sesamoiditis

    La sesamoiditis es la lesión que se produce en los huesos sesamoideos, una lesión muy común en futbolistas y bailarinas de clásico.

    Pinzamiento vertebral o de columna

    El pinzamiento vertebral es una lesión que se produce al bloquearse una o más vertebras de la columna, atrapando el nervio y produciendo dolor.

    Bursitis de codo o bursitis de olécranon

    La bursitis de olécranon es la inflamación de la bursa del codo. Por las causas de su aparición también se conoce como codo de estudiante o codo del lanzador de dardos.

    Osteonecrosis de rodilla o muerte del hueso

    También conocida como necrosis avascular, infarto óseo, necrosis ósea isquémica, AVN, necrosis aséptica esta lesión puede derivar en osteoartritis sin el debido tratamiento. Por ello la prevención y detección precoz son fundamentales.
    ...
  • Terápia Frío - Calor

    El calor rebaja los efectos de las tensiones musculares y de las articulaciones, reduce las contracturas y calma el malestar menstrual. 

    El frío es muy beneficioso contra la hinchazón causada por una lesión o un esguince, y también para combatir el dolor de cabeza y la sensación de pesadez. 
    La clave está en aplicarlos en sesiones cortas (10-15 minutos) varias veces al día.

    CALOR

    • El calor actúa bloqueando la transmisión de las señales de dolor al cerebro, reduciendo el malestar
    • Aumenta el flujo sanguíneo, por lo que los nutrientes de la sangre llegan fácilmente a las zonas lesionadas. 
    • Reduce la rigidez, deshace las contracturas y tiene un efecto relajante.

     
    UTILIZAR SI SUFREcontracturas musculares, lesiones por un esfuerzo excesivo o malas posturas, estrés y dolores menstruales. 
    NO UTILIZAR : embarazadas y en zonas con inflamación, hematomas o contusiones. Con problemas cardiacos e hipertensión es preciso consultar al médico.

    Las formas más sencillas de aplicación de calor consisten en:

    • Almohadillas relajantes que al calentarse en el microondas, alivian la tensión y tonifican el sistema nervioso, lo que induce al sueño. 

    • Calor local con bolsas de agua caliente o manta eléctrica que proporcionan un calor seco (unos 50º C), regulable y local. Se deben aplicar cada 10-15 minutos con descansos. Idóneo si te duelen las lumbares, tienes tortícolis o contracturas en la espalda y para aliviar el dolor de la menstruación. 

    • Dejar caer agua caliente sobre la zona afectada

    • Sauna o baño turco que renuevan y ayudan a respirar mejor. El primero (70º C) es calor seco y elimina toxinas, relaja la espalda y regula la presión sanguínea. El segundo (50º C) es calor húmedo: acaba con las impurezas de la piel y mejora la capacidad respiratoria. Se deben acabar con una ducha fría y unos minutos de descanso.

     

    FRÍO

    El frío actúa mejorando el dolor y el espasmo muscular de las lesiones deportivas por el hecho de tener un efecto analgésico. Produce vasoconstricción, lo que evita que la lesión se propague y disminuye la inflamación.

    UTILIZAR SI SUFRE: lesiones en músculos, tendones y articulaciones, para esguinces, dolor de cabeza y piernas hinchadas. 
    NO UTILIZAR : hipersensibilidad al frío, enfermedades cardiovasculares graves, dolencias renales y propensión a contraer infecciones urinarias.

    Las formas de aplicación más sencillas de frío son:


    • Antifaces. Se enfrían en la nevera y calman el dolor de cabeza, el estrés o la hinchazón de los ojos, sobre todo si descansamos en un sitio oscuro y silencioso o reforzamos con un masaje. 
    • Geles "efecto frío". Descongestionan, tonifican, alivian y refrescan. Además, favorecen el drenaje. 

    • Hielo (-10º C). Es un constrictor de los vasos sanguíneos. Ayuda a detener o ralentizar las inflamaciones de golpes y torceduras. Ponte durante dos o tres días hielo, envuelto en una toalla o una bolsa especial, para reducir la llegada de sangre. Pasados esos días, aplica calor. 

    • Ducha fría (10-12º C). Estimula las defensas y aumenta los glóbulos blancos, lo que eleva la resistencia a enfermedades como gripe, resfriados o asma. Por la mañana es energizante y por la noche ayuda a dormir bien.

  • Sillas , ...

    Silla de ruedas, Andador, Andador de paseo, Bastón, Colchón antiescaras, Cojín antiescaras, ...

    Las órtesis o ayudas técnicas se definen como elementos que corrigen o facilitan la ejecución de una acción, actividad o desplazamiento, procurando ahorro de energía y mayor seguridad. Las ayudas técnicas se indican cuando el paciente presente las siguientes condiciones: Dolor, claudicación, alteración de la funcionalidad de la marcha, inestabilidad articular, riesgo de caídas, inmovilidad.

    Sillas de ruedas manuales, ultraligeras, eléctricas, scooters, ...

    Las sillas de ruedas manuales han de ser empujadas por el propio usuario o por un acompañante. 

    La correcta elección de una silla de ruedas es fundamental. Se deben valorar las necesidades de cada usuario y elegir las opciones más adecuadas.

    Es importante también tener en cuenta los lugares por donde se va a manejar la silla de ruedas: puertas, ascensores, sitios de paso estrechos o complicados. Por desgracia la mayoría de los sitios no están correctamente adaptados para un usuario de silla de ruedas, por lo que debemos asegurarnos de que las medidas son las adecuadas.

    Sillas de ruedas de acero fijas

    Sillas de ruedas de acero plegables

    Sillas de ruedas de aluminio plegables

    Sillas de ruedas basculantes

    Sillas de transferencia o transporte

    Sillas de ruedas playa, piscina y tiempo libre

    Consúltenos para un buen asesoramiento, nuestro equipo le acompañará en su óptima necesidad.

  • Ayuda deambulación

    Las ayudas para la deambulación son el tipo de ayuda técnica más importante y frecuente. Pueden ser manejadas por un brazo como los bastones y las muletas o por los dos brazos como los andadores.

    Bastones y muletas

    Los bastones, al igual que las muletas, sirven para facilitar la marcha aumentando la estabilidad, al ampliar la base de sustentación y/o reduciendo la carga sobre una o ambas extremidades inferiores. Los bastones están hechos de madera o de aluminio ajustable en altura. Son las ayudas para la deambulación más sencillas. Están indicados en déficits funcionales de una o ambas extremidades inferiores provocados. Su principal función es proporcionar a la persona equilibrio y aumentar la sensación de estabilidad.

    Andadores

    Representan las ayudas para caminar, manipuladas por los dos brazos. Existen dos tipos fundamentales. Por un lado, los que tienen incorporados unas ruedecillas para facilitar su desplazamiento y, por otro lado, los que no las llevan. A unos y otros se les pueden adaptar dispositivos especiales para apoyo en antebrazo o varios tipos de empuñaduras.

  • Más productos Ortopédicos
    Camas ortopédicas

    Las camas ortopédicas son camas especialmente articuladas, que resultan ideales para pacientes con un bajo grado de movilidad. Estas se pueden utilizar en la recuperación de pacientes agudos pero también el caso donde el paciente es crónico.

    La facilidad con que se dobla, se suba y se baja la cama no solamente mejorará la calidad de vida del paciente, sino que también simplificará la vida de quien se encuentra brindando los cuidados.

    Por lo general existen dos tipos de camas ortopédicas: las mecánicas y las eléctricas.

    Las mecánicas son las primeras que surgieron. Aquí los movimientos de la cama se realizan con la ayuda de una palanca o manija la cual se acciona manualmente. Esto requiere cierta fuerza, aunque puede ser hecho por cualquier individuo de contextura mediana.

    Las camas ortopédicas eléctricas, en cambio, se manejan completamente a través de botones. Solamente tocando un botón la cama realizará el movimiento necesario de manera suave, de forma de no someter al paciente a grandes movimientos.

    Este tipo de camas ortopédicas son las que más frecuente encontramos hoy en día en hospitales. Por lo general su movimiento es muy silencioso, por lo que la cama se puede regular aún con el paciente dormido.

    Para evaluar qué cama ortopédica necesitamos será importante realizar una buena evaluación del paciente. Muchas veces si el mismo se encuentra recuperándose de una lesión aguda, pero salvo por la zona afectada se encuentra bien físicamente una cama ortopédica mecánica puede ser suficiente.

    En cambio la cama ortopédica eléctrica será quizá más útil si la exigencia de atención del paciente es más importante y si hablamos de un paciente con una movilidad menor. Con respecto al tema de si comprar o alquilar camas ortopédicas, aquí podemos decir que esto dependerá también de la situación del paciente.

    Cuando tenemos un paciente que se encuentra recuperándose de una lesión aguda es bastante probable que convenga alquilar la cama en vez de comprarla. Esto se debe a que el período de tiempo por el cual el paciente a usará es medianamente corto.

    Ubicación de la cama

    En relación a la ubicación de la cama ortopédica en la casa, lo ideal es que la misma se ubique en una planta baja si hablamos de una casa o en el nivel de la cocina si hablamos de un departamento en duplex. Esto se debe a que muchas veces el paciente no está en cama todo el tiempo y puede levantarse con la ayuda de algún familiar e incluso solo para caminar un poco. Sin embargo si el mismo tiene que subir o bajar escaleras la tarea se dificulta ampliamente, debido a que la mayoría de las patologías que exigen una cama ortopédica implican algún tipo de compromiso motor.

    Por esta razón es importante evitar que el paciente tenga que hacer esfuerzos como este. Tener la cama en planta baja también será un alivio para aquella persona que brinda los cuidados evitará que la comida tenga que ser subida a través de las escaleras, y permitirá poder estar atento al paciente aunque la persona brindando los cuidados se encuentre realizando tareas en la cocina o lavadero. Más allá de esto es verdad que subir una cama ortopédica por una escalera puede ser complicado, en especial si la misma es angosta y la cama muy pesada.

    Por esta razón será muy importante poder ubicarla al nivel de la entrada a la casa. Asimismo que la cama esté en un ambiente donde las personas circulan para entrar o salir evitará el aislamiento social que supone una persona confinada en una habitación sin poder levantarse.

    Colocar la cama en un ambiente común será una forma de socializar al paciente. Como vemos la cama ortopédica es una excelente herramienta de rehabilitación.