Apósitos - vendajes - gasas - ...

.

.

.

.

.

.

Heridas leves

Se trata de daños en las capas superiores de la piel, que no originan grandes sangrados o hemorragias, no afectan órganos vitales y no son muy grandes. Requieren atención menor, aunque deben observarse normas de higiene básicas para evitar infecciones.

¿Qué hacer?

  • Ante todo, lavarse muy bien las manos ante...

.

.

.

.

.

.

Heridas leves

Se trata de daños en las capas superiores de la piel, que no originan grandes sangrados o hemorragias, no afectan órganos vitales y no son muy grandes. Requieren atención menor, aunque deben observarse normas de higiene básicas para evitar infecciones.

¿Qué hacer?

  • Ante todo, lavarse muy bien las manos antes de atender una lesión de este tipo.
  • Después, hay que lavar la piel alrededor de la herida con jabón y agua hervida. Si hay mucha tierra, el jabón puede emplearse sobre la lesión, aunque debe recordarse que se puede dañar la piel.
  • Debe retirarse con cuidado toda la tierra de la herida. Si ésta tiene un pellejo, levántelo y quite toda la arena o restos.
  • Se recomienda lavar la herida con agua fría y hervida, usando para ello una jeringa o una perilla de hule.
  • Si se trata de una herida por instrumento punzo cortante (tijeras o cuchillos) que sangra, presione a los lados sin lastimar manteniendo la presión por no más de 10 minutos.
  • Se recomienda desinfectar la zona aledaña de la piel, con una torunda de algodón impregnada en solución antiséptica, sin que ésta penetre en la herida.
  • Finalmente, se deberá cubrir la región afectada con gasa esterilizada que permita la entrada de aire y, si se considera conveniente, vendar con cuidado.
  • Si la herida es muy pequeña, con una vendita será suficiente.
  • Las astillas pueden retirarse con unas pinzas pequeñas cuando son visibles. Esta maniobra debe realizarse con mucho cuidado, pues puede dañarse la piel o introducirse a mayor profundidad el objeto.

Evite

  • Dejar residuos en la herida para no causar una infección.
  • Apretar demasiado el vendaje, siempre que se considere conveniente cubrir la parte afectada.
  • Dejar siempre el mismo vendaje sobre la herida. Cambie con cuidado la gasa todos los días, salvo indicación del médico, y observe su evolución para prevenir una posible infección.

Recuerde

  • El antiséptico no debe entrar en la herida, a fin de permitir la cicatrización.
  • No apriete demasiado el vendaje.
  • No pierda la calma; no discuta con el accidentado ni lo regañe, sobre todo si se trata de un niño.

¿Cuándo acudir al médico?

  • Cuando permanecen fragmentos de vidrio o lámina en la herida. En este caso no conviene retirar el objeto, pues pueden crearse nuevas lesiones.
  • Si se considera que la extracción de una astilla u otro objeto enterrado en la piel puede ocasionar nuevas heridas.
  • Cuando el objeto que ocasionó la herida está sucio u oxidado, hay alta probabilidad de que se presente una infección por hongos o bacterias, incluso tétanos, lo cual requerirá de asesoramiento para el uso de antibióticos y otros fármacos. 
Más

Apósitos - vendajes - gasas - ... No hay productos en esta categoría.