3 Antiedad No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Reafirmante -...

    ¿Qué son los Reafirmantes?

    Las cremas reafirmantes son aquellas que alisan, tonifican y refuerzan la piel. Actúan sobre las fibras elásticas, que son unos pequeños tejidos con la capacidad de estirarse hasta más de la mitad de su tamaño, de tal forma que la fibra que mida 1 milímetro podrá llegar a alcanzar los 1,5 cuando se le someta a un esfuerzo. Acciones cotidianas como levantar una pierna o alzar un brazo para alcanzar un objeto ubicado en lo alto provocan que esto suceda.

    En ese proceso de estiramiento y encogimiento la piel se puede deformar, lo que da lugar a desperfectos corporales como las estrías. Pues bien, las cremas reafirmantes evitarán su aparición o las corregirán, al menos en parte, mediante su acción alisadora de la piel.

    Las cremas reafirmantes deben aplicarse en el rostro previamente a haberse calentado entre las manos. De ese modo, serán más fáciles de extender. Una vez conseguido esto, se han de poner en la nariz, la barbilla y la frente; y extender mediante un suave masaje en dirección ascendente. En lo posible, su uso debe ser diario, pues sólo así se conseguirá el perfecto equilibrio de la piel.

    No obstante, el buen estado de este órgano no sólo dependerá de la aplicación rutinaria de una crema. Otro aspecto fundamental para que tenga una apariencia saludable es la dieta. Somos lo que comemos, de eso no hay duda. Y realizando un régimen con abundancia de verduras y frutas, así como bebiendo un mínimo de 2 litros de agua diarios, la piel lucirá un mejor aspecto y será menos proclive a padecer de problemas como la sequedad.

  • Regenerativa

    Para regenerar la piel el principio activo usado debe ser capaz de restablecer y reactivar las capacidades funcionales de la piel y recrear el índice mitótico de una piel joven.

    Es decir, estimular la división celular al mismo ritmo que lo hace una piel joven.

    SUSTANCIAS REGENERADORAS Y REPARADORAS

    Existen unas sustancias llamadas reparadoras y/o regeneradoras de la piel que las deberíamos aplicar en determinados momentos. Es decir cuando queramos regenerar nuestra piel después de una agresión.

    Favorecer la regeneración de la piel dañada en caso de lesiones cutáneas superficiales no sangrantes ni exudativas:

    Después de un peeling agresivo como la microdermoabrasión, factores extremos como el sol, el viento el frío, después de la depilación, del afeitado, después de tratamiento con laser, las personas que reciben quimio o radioterapia, en caso de alteraciones hormonales con efectos secundarios conocidos como sequedad e irritación, o como tratamiento de choque en curas entre estaciones.

    Ventajas: Reducen visiblemente las líneas de expresión, aportando suavidad y elasticidad a la piel. Calma las pieles sensibles y con rojeces.

  • Mascarillas - noche

    Las mascarillas faciales son aliados de la piel de cara y cuello, pues gracias a ellas se eliminan los residuos cosméticos contaminantes de la atmósfera y pequeñas lesiones en la cara o desechos que se hayan ido acumulando en el cutis.

    Consejos para utilizar mascarillas faciales

    1. La aplicación de las mascarillas debería realizarse por lo menos, 2 o 3 veces por semana si la piel está seca y agrietada.
    2. La mascarilla se debe aplicar al menos una vez por semana en el cutis normal como tónico y reconstituyente auxiliar de la circulación sanguínea en la piel y, a la vez, como regenerador.
    3. Las mascarillas se deben aplicar preferentemente por la noche, porque las hay que requieren tiempo para actuar sobre la piel.
    4. Al aplicar cualquier clase de mascarilla, se deben proteger los ojos con algodón empapado en agua fría. También se emplean paños humedecidos en forma de disco. En las mascarillas faciales se debe proteger especialmente la piel de debajo de los ojos.