Insectos No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Repelentes

    Seguridad de los repelentes de insectos

    Use guantes livianos, particularmente en el jardín y revise las prendas de vestir regularmente en búsqueda de insectos. Use redes protectoras alrededor de las áreas donde se come y se duerme para mantener los insectos a raya.

    Incluso con la ropa adecuada, al visitar un área infestada de insectos, se debe usar repelente. Para evitar la irritación de la piel, aplique repelente para insectos a la ropa. Pruebe primero el repelente en una pequeña área de la prenda para determinar si blanquea o decolora la tela. En caso de que haya áreas de piel expuestas, también necesitará aplicar el repelente allí.

    Siempre que se encuentre en el territorio de mosquitos, garrapatas o mosquitos simúlidos, es necesario usar repelentes químicos para insectos. Los mejores repelentes contienen los químicos DEET, Indalone, Rutgers 612 (2-etil-1, 3 hexanediol) o dimetilftalato (DMP). El DEET se ha convertido en el más común y más popular. El R-326 (di-n-propilisocincomeronato) sirve contra las moscas que pican. Use repelentes químicos con moderación y evite utilizarlos sobre la piel quemada por el sol.

    A pesar de su popularidad, el aceite de baño y el repelente en barra brindan sólo una hora de protección contra los insectos en comparación con los productos que contienen 25% de DEET que duran hasta 7 horas.

    En caso de utilizar tanto protector solar como repelente de insectos, aplique primero el protector y espere 30 minutos antes de aplicar el repelente.

    Para evitar la toxicidad de los repelentes de insectos:

    • Aplique el repelente con moderación y únicamente en la piel expuesta o la ropa, teniendo cuidado de proteger los ojos.
    • Evite el uso de productos con alta concentración en la piel, a menos que haya un alto riesgo de enfermedad.
    • Utilice una baja concentración de DEET (menos del 30%) en mujeres embarazadas y niños pequeños.
    • Nunca inhale ni ingiera repelentes.
    • Use ropa de manga larga y aplique el repelente a la tela y no a la piel.
    • NO se deben usar repelentes en las manos de los niños, ya que es probable que se froten los ojos o se lleven los dedos a la boca.
    • No se debe usar repelente de insectos en un niño recién nacido de menos de dos meses.
    • A los niños de dos meses a dos años NO se les debe aplicar repelentes en la piel más de una vez en un período de 24 horas.
    • Limpie la piel del repelente después de que pase el riesgo de ser picado por un insecto.

    Consejos sanitarios para estancias en países tropicales

    • Evite verduras y comidas crudas o poco cocinadas, así como todo alimento que se expenda en lugares con poca higiene.
    • Procure bebidas embotelladas, incluso para lavarse los dientes.
    • Por ningún motivo beba agua del grifo o de fuentes naturales, nieves, raspados o bebidas que contengan cubos de hielo.
    • Mantenga su piel lo más limpia posible.
    • En lugares en donde se sospeche de la presencia de mosquitos, vista ropa de manga larga, pantalones y camisas, especialmente al anochecer.
    • Tenga a la mano repelente de insectos y duerma con mosquitero.
    • Evite los baños en ríos, lagos y lagunas; tampoco camine descalzo sobre la arena en las orillas.
    • No olvide viajar con su botiquín de primeros auxilios.
    • En caso de notar alguna marca de picadura de insecto o los síntomas de alguno de los padecimientos citados, acuda a un médico o a una clínica local para ser sometido a diagnóstico y recibir tratamiento.
  • Picaduras

    Se manifiestan con brotes de ronchas rojas en la piel que se producen cuando los insectos inyectan pequeñas cantidades de sustancias venenosas, las cuales dan lugar a dos tipos de reacciones: local, que produce dolor e inflamación en la zona de la picadura y la de tipo alérgico, que causa urticaria, hinchazón y dificultad para respirar.

    Causas

    • Ataque de insectos nocivos como mosquitos, pulgas, chinches, ácaros, garrapatas, avispas, abejas, abejorros, hormigas y arañas.

    Síntomas

    •     Aparición de ronchas rojas en la zona dañada.
    •     Ardor y dolor.
    •     Inflamación.
    •     Comezón.
    •     En ocasiones, un individuo alérgico que sufre la picadura de un insecto tiene dificultad para respirar.

    Diagnóstico

    •     Se realiza con base en la observación de los síntomas antes descritos.

    Prevención

    •     No usar ropa de colores brillantes, ya que atrae a los insectos.
    •     Mantener cuello y brazos cubiertos.
    •     No caminar descalzo.
    •     Nunca debe golpearse o arrojar objetos a una colmena.
    •     Utilizar productos repelentes de insectos en la ropa o en la piel.

    Tratamiento

    • Aplicar compresas frías en la zona dañada.
    • Si hay un aguijón visible debe quitarse con ayuda de pinzas.
    • No debe exprimirse ni friccionarse la picadura porque el veneno puede extenderse.
    • Los productos que le ofrecemos de venta libre que combaten la comezón y la inflamación. Hay otros que se utilizan para contrarrestar las molestias de las quemaduras leves o solares, pero que también son útiles para aliviar el ardor provocado por la picadura de insectos.
    • Si Ud. padece alguna alergia y sufre una picadura se recomienda tomar un antihistamínico. Si se presentan mareos, debilidad, dificultad para respirar y confusión, debe acudir al médico inmediatamente.
  • Otros productos para...