Terápia Frío - Calor

El calor rebaja los efectos de las tensiones musculares y de las articulaciones, reduce las contracturas y calma el malestar menstrual. 

El frío es muy beneficioso contra la hinchazón causada por una lesión o un esguince, y también para combatir el dolor de cabeza y la sensación de pesadez. 
La clave está en aplicarlos en sesiones cortas ...

El calor rebaja los efectos de las tensiones musculares y de las articulaciones, reduce las contracturas y calma el malestar menstrual. 

El frío es muy beneficioso contra la hinchazón causada por una lesión o un esguince, y también para combatir el dolor de cabeza y la sensación de pesadez. 
La clave está en aplicarlos en sesiones cortas (10-15 minutos) varias veces al día.

CALOR

• El calor actúa bloqueando la transmisión de las señales de dolor al cerebro, reduciendo el malestar
• Aumenta el flujo sanguíneo, por lo que los nutrientes de la sangre llegan fácilmente a las zonas lesionadas. 
• Reduce la rigidez, deshace las contracturas y tiene un efecto relajante.

 
UTILIZAR SI SUFREcontracturas musculares, lesiones por un esfuerzo excesivo o malas posturas, estrés y dolores menstruales. 
NO UTILIZAR : embarazadas y en zonas con inflamación, hematomas o contusiones. Con problemas cardiacos e hipertensión es preciso consultar al médico.

Las formas más sencillas de aplicación de calor consisten en:

• Almohadillas relajantes que al calentarse en el microondas, alivian la tensión y tonifican el sistema nervioso, lo que induce al sueño. 

• Calor local con bolsas de agua caliente o manta eléctrica que proporcionan un calor seco (unos 50º C), regulable y local. Se deben aplicar cada 10-15 minutos con descansos. Idóneo si te duelen las lumbares, tienes tortícolis o contracturas en la espalda y para aliviar el dolor de la menstruación. 

• Dejar caer agua caliente sobre la zona afectada

• Sauna o baño turco que renuevan y ayudan a respirar mejor. El primero (70º C) es calor seco y elimina toxinas, relaja la espalda y regula la presión sanguínea. El segundo (50º C) es calor húmedo: acaba con las impurezas de la piel y mejora la capacidad respiratoria. Se deben acabar con una ducha fría y unos minutos de descanso.

 

FRÍO

El frío actúa mejorando el dolor y el espasmo muscular de las lesiones deportivas por el hecho de tener un efecto analgésico. Produce vasoconstricción, lo que evita que la lesión se propague y disminuye la inflamación.

UTILIZAR SI SUFRE: lesiones en músculos, tendones y articulaciones, para esguinces, dolor de cabeza y piernas hinchadas. 
NO UTILIZAR : hipersensibilidad al frío, enfermedades cardiovasculares graves, dolencias renales y propensión a contraer infecciones urinarias.

Las formas de aplicación más sencillas de frío son:


• Antifaces. Se enfrían en la nevera y calman el dolor de cabeza, el estrés o la hinchazón de los ojos, sobre todo si descansamos en un sitio oscuro y silencioso o reforzamos con un masaje. 
• Geles "efecto frío". Descongestionan, tonifican, alivian y refrescan. Además, favorecen el drenaje. 

• Hielo (-10º C). Es un constrictor de los vasos sanguíneos. Ayuda a detener o ralentizar las inflamaciones de golpes y torceduras. Ponte durante dos o tres días hielo, envuelto en una toalla o una bolsa especial, para reducir la llegada de sangre. Pasados esos días, aplica calor. 

• Ducha fría (10-12º C). Estimula las defensas y aumenta los glóbulos blancos, lo que eleva la resistencia a enfermedades como gripe, resfriados o asma. Por la mañana es energizante y por la noche ayuda a dormir bien.

Más

Terápia Frío - Calor No hay productos en esta categoría.